“fuera de que la sanidad de la madre o del feto nunca permite la contacto intima, resulta de vital importancia mantener la intimidad sexual