La iglesia continuamente ha considerado la voluptuosidad como Algunos de los siete pecados capitales