Desde hace siglos, el cementerio o, al menos, el exterior de el similar, ha sido el lugar mas solitario de los pueblos cuando llega la noche